CIPCA

Centro de Investigación y Promoción del Campesinado

Historia

El CIPCA, es una Obra promovida por la Compañía de Jesús. Su accionar se inspira en la misión jesuita basada en la promoción de la justicia y opción preferente por los pobres.

El CIPCA, durante 40 años, viene contribuyendo al desarrollo de la Región, principalmente, en el desarrollo de capacidades de los actores como protagonistas de procesos de cambio  que conlleven a reducir exclusiones y marginaciones de la población rural. Años marcados por cambios en el contexto nacional y regional que se resumen a continuación. En este escenario, CIPCA  ha sabido movilizarse, adecuar sus estrategias y respuestas a los cambios que afectaron la región y el país.

Primera etapa (1972-1990):

CIPCA nace en 1972, apoyando el proceso de Reforma Agraria, porque significaba un instrumento de justicia para el campo y de redefinición de la posible organización económica y productiva del país. La idea era fortalecer capacidades de los campesinos, para que asuman el reto que representaba para ellos la Reforma Agraria.  

Segunda etapa (1990-2000):

Se da la adecuación a las nuevas condiciones internacionales, la generalización de las políticas de ajuste económico, un cambio radical en las relaciones Estado, mercado y sociedad y un debilitamiento de la institucionalidad democrática, crisis del sistema de partidos, debilitamiento de las organizaciones gremiales, guerra interna, entre otros.

En este contexto, existe un nuevo reto para los campesinos, ¿Cómo acceder a mercados y cómo articularse mejor?

Para ello, el CIPCA revisa su concepción de desarrollo y sus hipótesis, y pone énfasis en la pequeña agricultura, capacitando a pequeños productores de los Valle del Chira, Alto Piura y Bajo Piura y promoviendo reglas que permitan la inclusión productiva de pequeños productores al mercado. También trabaja la gobernabilidad en los niveles local y regional.

Tercera etapa (2001-2012):

Con la recuperación democrática, se presentan nuevos desafíos y oportunidades para el actuar institucional con la implementación del proceso de descentralización y regionalización, en el marco de un modelo de crecimiento excluyente.

En esta etapa el CIPCA, en base a los aprendizajes y lecturas de los nuevos procesos en la región, privilegia entre sus prioridades institucionales desarrollar capacidades de los actores y acompañar procesos de descentralización, fortaleciendo la participación de la sociedad civil, la promoción de políticas públicas al nivel local y regional, el desarrollo territorial rural y el acompañamiento de experiencias “innovadoras” y asociativas desde la pequeña agricultura.

Back to Top